48 Horas Alfaro | Historia
275
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-275,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Historia

Torneo-Fútbol-Sala-48-horas-Alfaro-5

Las 48 horas de Alfaro nacieron en 1981, cuando solo unos pocos equipos competían en la liga local de fútbol sala del pueblo. En sus inicios, este torneo se creó como una fiesta de fin de temporada, una excusa para que todos los jugadores se juntaran a celebrar el final de liga y se repartieran los trofeos de campeones.

Los inicios no fueron sencillos. De la mano de Daniel Moreno y sus compañeros nació la primera edición del torneo, si bien algunos años antes ya había empezado la fiebre por el fútbol sala en el pueblo. Al principio, eran los propios equipos los que tuvieron que involucrarse en las labores administrativas, redactando el reglamento y arbitrándose los unos a los otros.

Árbitros, jugadores, jueces de mesa… Todos los participantes debían hacer diversas funciones para que el torneo funcionase, y lo cierto es que rápidamente se convirtió en un auténtico éxito. Las 48 horas de Alfaro pronto traspasaron las fronteras del pueblo, primero extendiéndose por toda la Rioja y más tarde por otras partes de la península.

Tanta fue la fuerza que cogió el torneo que muchos equipos de pueblos de alrededor llamaban a la organización para pedir que no coincidieran las 48 horas de Alfaro con competiciones similares organizadas en otros lugares cercanos.

Cada año, más de 5.000 personas se dan cita para presenciar la magia de un torneo durísimo y exigente

Cuando el boca a boca ya funcionaba y el torneo adquirió un cierto renombre, algunos equipos tuvieron que quedarse fuera porque el cupo de inscripción se cumplía rápidamente. Un año se trató de ampliar la competición hasta las 72 horas, pero la exigencia que ello suponía y el agotamiento por parte de la organización fue tal que pronto se desistió de esta idea. Con todo, siempre ha habido un mínimo de 44 o 48 equipos inscritos, llegando a años en los que han participado hasta 64 formaciones.

Como anécdota trágica, cabe mencionar el fallecimiento de un joven al que acababa de fichar el Osasuna y que participaba en las 48 horas justo después de venir de las fiestas de Tudela. Para evitar más incidencias, la organización decidió celebrar el torneo una semana antes del puente de Santiago, y así se lleva haciendo desde hace más de 20 años.

En el aspecto positivo, los organizadores destacan el altísimo nivel de jugadores que año tras año se dan cita en unas 48 horas que se han convertido en la Champions del futbol sala, una cita que nadie quiere perderse.

Por las canchas de Alfaro han pasado jugadores de Tercera División y Segunda B, y también profesionales del fútbol sala de todas las partes de España. Cada año, más de 5.000 personas se dan cita para presenciar la magia de un torneo durísimo y exigente, en el que se juegan siete partidos a vida o muerte con eliminatorias cada hora.

Los equipos alfareños Orlando, El Cortijo, La Evasión o Manchuriano; y otros foráneos como La Base de Zaragoza, San Fermín de Pamplona, Peña Calagurritana de Calahorra, Los Locos de Rincón de Soto o Bisutería Beltz de Logroño, son historia viva de un torneo que sigue creciendo cada verano.

¿Será tu equipo el próximo en dejar huella en las 48 horas de Alfaro?